Formas de tributación

Las obligaciones nos otorgan derechos, por eso es importante conocer cuáles impuestos y contribuciones debemos aportar por nuestro emprendimiento. Te explicamos cuáles son los tipos de tributación para que elijas la que se adapta mejor a tu facturación.

El monotributo es conveniente para micro y pequeños emprendimientos que se desarrollan en actividades de industria y comercio, ya que, aunque se obtienen derechos similares a los de una empresa unipersonal, se paga sensiblemente menos. Permite unificar los aportes a BPS y a DGI en un solo tributo.

Es un régimen que beneficia a las actividades empresariales de reducida dimensión económica, que combinan capital y trabajo, en las que el activo no debe superar las 152 500 unidades indexadas.

Podés acogerte al monotributo si:

• sos feriante vecinal o permanente; 
• producís y vendés artesanías en madera, cuero, telares, bijoutería, tapices; 
• elaborás bienes artesanales mediante la utilización de pastas modeladas, materias primas vegetales, materias primas de origen animal, madera, metales y joyería, piedras semipreciosas, o si usás técnicas mixtas de los rubros anteriormente indicados; 
• vendés comestibles de forma ambulante; 
• vendés artículos varios como celulares, diarios y revistas, flores, maquillaje, libros perfumes, entre otros;
• vendés comidas en carritos o pescaderías de feria; 
• elaborás artesanalmente alimentos y los vendés; 
• das clases particulares (salvo cuando son a domicilio del estudiante); 
• hacés corte, confección y tejidos; cosmética y maquillaje; 
• sos cuidacoches; 
• sos dosificador de la Comisión Nacional de Zoonosis; 
• sos guía de turismo; 
• producís de forma artesanal ladrillos o bloques para la venta; 
• hacés marroquinería; masajes; mensajería (salvo cuando vendés servicios a empresas); 
• trabajás en oficios como cerrajero, carpintero, afilador, fotógrafo, herrero; paseador y entrenador de mascotas;
• tenés un pequeño negocio como un cibercafé; pesca artesanal y servicios de apoyo; parada de taxi; limpiadores de vidrios de inmuebles o automóviles; 
• tenés un servicio de utilización de espacios radiales en radioemisoras del interior del país con un máximo de 5 horas semanales; 
• brindás servicios sexuales.

Bajo el régimen de monotributo las empresas solo pueden venderle al consumidor final (no facturan Impuesto al Valor Agregado), salvo excepciones que están contempladas en el artículo 9 del decreto 199/007. Las ventas realizadas a organismos estatales y empresas  no son considerados consumidores finales.

El régimen está destinado a: personas con o sin cónyuge o concubino colaborador y hasta un empleado o una sociedad de hecho de hasta dos socios sin empleados (tres socios si son familiares entre sí).

Para poder acogerse al monotributo, el emprendimiento no puede desarrollarse en locales ubicados dentro de centros comerciales o grandes superficies, ni en locales de más de 15 metros cuadrados, salvo el  sector de producción artesanal de ladrillos y bloques, en cuyo caso el espacio del área destinada a secado y acopio no se considera dentro de los 15 m2.

Sí pueden acogerse los negocios que funcionen en expoferias, salvo que se dediquen a la venta de vestimenta. La facturación no puede superar, si es un emprendimiento unipersonal, las 183.000 unidades indexadas y si es una sociedad de hecho, las 305.000 unidades indexadas. Se debe tener en cuenta que aquellos que se amparen bajo este régimen de reducida dimensión económica el total de su activo en ningún momento del ejercicio no podrá superar el 50% de 305.000 unidades indexadas.

El titular unipersonal del monotributo aporta $ 1470 sin opción de cobertura de salud. Si opta por la cobertura mutual, el aporte será de $ 3586 siempre que no tenga hijos o menores a cargo o mayores con discapacidad, de lo contrario aportará $ 3969.

Si tiene cónyuge o concubino colaborador, deberán aportar $ 2940 sin opción a cobertura de salud. Si opta por la cobertura de salud, el aporte será de $ 7172 siempre que no tenga hijos o menores a cargo o mayores con discapacidad, de lo contrario aportará $ 7940.

Estos valores son contemplados en Enero de 2018.

• Cobertura de salud para el titular, los hijos y cónyuge o concubino si tienen dos o más hijos. Cuando el monotributo corresponde a una sociedad, los socios no son beneficiarios de la cobertura de salud.

• Lentes y prótesis.

• Subsidio o licencia por enfermedad Operaciones gratuitas de ojos.

• Subsidio transitorio por incapacidad parcial (hasta tres años).

Es un régimen tributario para aquellas empresas cuyas actividades combinan capital y trabajo. El límite de ingresos anuales es de 305 000 unidades indexadas. En este régimen no hay límite para los activos, para la cantidad de personas empleadas o para el lugar de funcionamiento de la empresa. Tampoco existen condiciones respecto a la naturaleza jurídica de la empresa. Las obligaciones incluyen el pago mensual a DGI.

Las empresas que, dentro del régimen de Pequeña Empresa, se amparen a la «Reducción del IVA mínimo» o «Microempresa» obtendrán una reducción por los primeros 2 años, de la cuota de DGI y de los aportes patronales jubilatorios en BPS. De esta forma, en el primer ejercicio pagarán el 25 % de los aportes, en el segundo ejercicio, el 50 % y en el tercer ejercicio, el 100 %.

• Quienes inicien actividades a partir del 1.º de octubre de 2009 y queden amparados en el régimen de Pequeña Empresa.
• Quienes hayan iniciado actividades a partir del 1.º de enero de 2008 y cumplan con las condiciones establecidas en el art. 1.º y 2.º de la Ley 18.568.
• Quienes se encuentren amparados al Monotributo y cumplan con las siguientes condiciones:


1. realicen actividades empresariales (definición numeral 1 del literal B del art.3 del Título 4, actividades que combinan capital y trabajo).
2. dejen de tributar el Monotributo y pasen a tributar Pequeña Empresa-IVA Mínimo, ya sea por opción o preceptivamente.

Existe una tributación bajo el régimen general en DGI y otra respecto a los aportes al BPS.

En DGI, según la actividad (si existe combinación de capital y trabajo) o la forma jurídica (Numeral A, Artículo 3, Título 4), tu empresa podría llegar a quedar obligada a aportar por Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE), Impuesto al Patrimonio (IPAT) e IVA.

Durante el primer año de ejercicio, mensualmente hay que pagar los anticipos de IRAE, que es un monto fijo a partir de la primera factura emitida. Los anticipos son pagos a cuenta que realiza el contribuyente que serán tomados en cuenta en su liquidación final.

El monto a pagar por IPAT surge de la declaración jurada una vez cerrado el primer ejercicio. Para este cálculo se requiere asesoramiento.

En tanto el IVA se abona mensualmente, a partir de la diferencia generada entre el IVA que cobra la empresa por las ventas realizadas y el IVA que debe pagar por sus compras.

Si la empresa es una SA, también deberá pagar Icosa.

Además, dependiendo de la actividad que realice la empresa puede tener que cumplir con otros tributos específicos.

En BPS, el régimen general se aplica para todas las actividades de industria y comercio. Corresponden aportes patronales y aportes personales por los trabajadores dependientes.

Existe un régimen de valores mínimos para empresas sin dependientes.
Tasas de aportación por tener trabajadores dependientes (aplican sobre ingresos gravados).

El trámite se realiza en las ventanillas únicas de BPS/DGI. En aquellas localidades que no cuenten con ventanilla única, la inscripción se realiza en los locales de DGI y luego BPS con los mismos requisitos. Te lo explicamos en el trámite Registro de empresa.