Trabajadores que crean empleo

01/05/2021

Emprender puede ser un camino que alguien elige por necesidad, por convicción, por vocación, por seguir una pasión o por una combinación de todas esas razones. Emprender implica tomar riesgos, aprender constantemente, no dejarse vencer por los obstáculos que puedan surgir y trabajar duro. Por eso, en este Día de los Trabajadores, queremos reconocer a los emprendedores como trabajadores, como generadores de su propio empleo y también del de otros.

En tiempos de crisis —como sucedió este último año de pandemia— mucha gente comienza a emprender por necesidad, algo que detectaron los referentes del ecosistema emprendedor. En esos casos, la falta de habilidades para moverse en contextos de incertidumbre, para tomar decisiones por la cuenta y para desarrollar la automotivación son las mayores dificultades a las que se enfrentan las personas, según Enrique Topolansky, director del Centro de Innovación y Emprendimientos en Universidad ORT Uruguay, uno de los referentes del programa Impulso Emprendedor organizado por ANDE y la Red Uruguay Emprendedor.

Que un emprendimiento se convierta en una fuente estable de trabajo puede llevar entre tres y cinco años de desarrollo, por eso, para Topolansky, emprender por necesidad no es de los mejores escenarios. «Para emprender, uno tiene que tener un propósito, tener claro lo que hace y a partir de ahí ser muy persistente si quiere realmente generar un emprendimiento que vaya más allá de un autoempleo», dijo a Uruguay Emprendedor y resaltó la diferencia entre un autoempleo y un emprendimiento que genera puestos laborales. «Nosotros apostamos y trabajamos muy fuerte en desarrollar emprendimientos que generen valor, empleo y exportaciones».

Según el experto, tener un propósito claro es el primer paso para emprender, seguido de una «actitud de control interno», que tiene que ver con la confianza en uno mismo, con ser persistente y con tener dos tipos de conocimientos cruciales: conocer las tendencias tecnológicas y el ámbito del problema o las necesidades en las que uno quiere emprender. «Cuando uno tiene el conocimiento más técnico y del mercado, es cuando tiene chances de salir adelante».

En contraposición a la imagen que a veces se tiene del emprendedor como un empresario, para Topolansky el emprendedor es un trabajador. «Es una persona a la que a veces su trabajo no se le valora tanto y es un rol mucho más duro que el del trabajador dependiente, porque el emprendedor además de generar su ingreso tiene que generar el de todos los que trabajan con él».

Topolansky insta a quienes quieran emprender a que no se queden con las ganas de hacerlo. «Hoy hay un ecosistema maduro que va a guiarlos y ayudarlos para que desarrollen su máximo potencial. El consejo es que se acerquen a las distintas instituciones que forman la Red Uruguay
Emprendedor, porque seguro encuentran alguna que calce con el perfil del emprendimiento que tienen».

Una de las instituciones de apoyo más relevantes del ecosistema es ANDE, que el 27 de abril realizó el lanzamiento del programa Impulso Emprendedor junto a la Red Uruguay Emprendedor, con el fin de inspirar, motivar y fomentar la cultura del emprendimiento en Uruguay. Unas 1500 personas siguieron la transmisión en vivo del evento que contó con charlas inspiradoras de emprendedores y referentes del sector, y casi 3000 personas de todo el país se inscribieron al programa para recibir semanalmente los materiales audiovisuales y el asesoramiento de Impulso Emprendedor.

Enrique Topolansky intervino brindando una charla sobre la tecnología como aliada para llevar adelante un emprendimiento y comentó que fue una experiencia «espectacular», que permitió llegar a gente a la que antes no llegaban, sobre todo, del interior del país.

Julia Olarte fue otra de las oradoras del evento lanzamiento y la encargada de romper el hielo para inspirar a quienes quieren emprender. Julia tiene 45 años, es del departamento de Flores y hace dos años empezó su proyecto de alfajores artesanales Cuatro de Julia. Comenzó con una tímida primera venta de seis alfajores en una estación de servicio de Trinidad, hoy produce unos 5000 alfajores por mes que distribuye en varios departamentos y participa de la red de emprendedores Sellin, que la ayudó a potenciar su negocio.

El mayor desafío con el que se topó Julia al emprender fue el crecimiento. «Tengo mucho miedo y dudas de si el paso que voy a dar será el correcto, si me va a ir bien, si la plata que voy a invertir en algo está bien usada o la tengo que guardar, pero creo que esos temores son parte del camino emprendedor», contó Julia a Uruguay Emprendedor y agregó: «Si uno quiere avanzar y crecer, esos desafíos siempre se van a presentar y hay que tomarlos, asumirlos y después ser responsables para que eso dé sus frutos y no vengan los arrepentimientos».

Este último año de pandemia fue todo un reto para ella. Se enfrentó a meses difíciles pero nunca le faltó el trabajo e incluso logró crecer y se animó a dar un paso más: pidió un préstamo y adquirió un horno nuevo y más grande que le permitirá aumentar la producción. «Lo pensé mucho, ver si podría cumplir, es un riesgo que tomé, pero a las oportunidades no les digo que no», señaló.

Para Julia, que un emprendedor ame su proyecto es fundamental para salir adelante y para que «no bajar los brazos cuando las cosas van mal». «Si uno quiere realmente lo que está haciendo, va a luchar por eso», agregó.

Acercarse a instituciones de apoyo a emprendedores le resultó accesible, y aunque no logró hacerse del capital semilla de ANDE, pasar por el proceso de postulación le dejó enseñanzas y la animó a probar suerte por otros lados. «Después me acerqué a Sembrando, ahí aprendí muchas cosas. Para mí era solo cocinar y nada más, y un emprendimiento no es solo lo que uno hace, sino también cómo lo lleva adelante».

Para Julia, emprender fue como hacer un clic interno que la cambió en muchos aspectos y le amplió su red de contactos y experiencias. «A la persona que quiera emprender y esté en dudas, quiero decirle que se anime, que lo intente, que no se quede con el ‘qué hubiera pasado si…’, que se arriesgue, porque vale la pena. Yo estoy enamorada de mi emprendimiento y me encantaría que todos pudieran vivir su emprendimiento de esta manera», concluyó.

Quienes quieran profundizar en las temáticas del mundo emprendedor y recibir también una guía práctica para bajar a papel sus ideas, están a tiempo de sumarse al programa Impulso Emprendedor. Pueden inscribirse a través de este link.

Y aquí pueden ver el evento lanzamiento con las charlas inspiradoras completas

¡Feliz día!


Para agregar a favoritos regístrate aquí
Imprimir
  • Compartir:

Noticias relacionadas

Extienden plazo de postulación del Programa Despegate: edición mujeres

Se trata de un programa de mentorías que vincula pymes con venta activa a través de canales online, lideradas por mujeres, con mentoras que cuenten con ...

Ecosistema Emprendedor Oeste busca capacitador

El Ecosistema Emprendedor Oeste abrió la convocatoria a empresas interesadas en brindar capacitaciones sobre identidad de marca, marketing digital y comercio ...

Día de la madre: compras locales para grandes cambios

Les invitamos a ingresar a www.feriacerca.com.uy y acceder a una gran variedad de productos locales para regalar en la Edición del Día de la Madre.  Tu ...

Gepian convoca a emprendedores

¿Tenés una idea de negocio pero no sabés por dónde empezar? La Incubadora de Empresas Gepian tiene abierta la convocatoria dirigida a emprendedores ...