Mega Experiencia Endeavor 2019

17/06/2019

El jueves 13 de junio se realizó la Mega Experiencia Endeavor, el evento más grande de emprendedurismo de Uruguay.

Jeans, chaquetas, camisas, remeras, sacos de vestir, buzos de lana, botas, championes, mochilas y carteras: así de variada era la vestimenta de los participantes del evento más grande de emprendedurismo de Uruguay, realizado el jueves 13 de junio en las instalaciones del centro de reuniones y eventos Los Robles del LATU, desde las 13 hasta las 20 horas. Porque para ser emprendedor, no hay que vestirse de traje y corbata o de blazer, sino que cualquier persona con una buena idea, pasión y ganas de ejecutarla, puede serlo; y ese, era uno de los mensajes de este evento.

 A las 13:30 hs, la sala principal ya estaba casi llena, mientras algunos de los asistentes continuaban acreditándose. Para los que llegaban sin almorzar, una cafetería, bebidas frías y un estand de panes y fiambres los aguardaban para que juntaran fuerzas antes de entrar.

A las 14 hs, más de 1600 personas ocupaban su lugar en el salón de Los Robles para dar comienzo a la Mega Experiencia Endeavor, que constaría de charlas de emprendedores y una instancia de capacitación brindada por asesores expertos. Quienes no pudieron asistir de forma presencial, pudieron seguir la Mega por streaming.

La actriz y comunicadora Florencia Infante y el director ejecutivo de Endeavor Uruguay, Joaquín Morixe, oficiaron de maestros de ceremonia, generando un clima distendido y descontracturado. La consigna del evento era clara: que los participantes encontraran inspiración, capacitación y generaran una red de contactos.

 Cada uno con su estilo

Luego de una puesta a punto de las actividades del día y unas palabras del presidente de Endeavor Uruguay, Andrés Cerisola, la jornada dio comienzo con la presentación de cuatro oradores argentinos: Guibert Englebienne, Vanesa Durán, Daniel Cerezo y Santiago Bilinkis.

Guibert Englebienne fue el encargado de romper el hielo. El emprendedor cofundador de Globant, una de las empresas de software más grandes del mundo, habló sobre el poder de crecimiento exponencial que pueden alcanzar las organizaciones a través de su cultura empresarial. «Una cultura fuerte hace a la gente más autónoma», planteó y señaló que eso hizo posible que en Globant sean más de diezmil empleados en todo el mundo, pero que sigan trabajando como un solo equipo.

Para Guibert, las empresas se enfrentan a tres desafíos: nuevos competidores, nuevos consumidores y nuevos colaboradores, por lo que la comunicación es fundamental y para ella, la utilización de la tecnología, que no debe ser vista con desconfianza, sino como una herramienta que hace a las organizaciones más humanas.

A continuación, la empresaria Vanesa Durán tomó la posta y compartió su propia historia de vida para demostrar que el éxito, con esfuerzo y pasión, es posible. Vanesa nació en Córdoba pero creció en el Chaco. Sus padres trabajaban como vendedores de Tupperware y ese modelo de negocio la inspiró a abrir su propio emprendimiento: la venta de joyas por catálogo. Para poder crecer, tuvo que buscar un mercado más amplio que el del Chaco, por lo que decidió abrir su primer local en Córdoba. La tarea no fue sencilla, pero logró ampliar el modelo de venta directa y tras casi 20 años de funcionamiento, su empresa se posiciona como la líder en el rubro en Argentina. «El coraje es lo que no nos deja caer», dijo Vanesa e invitó a los presentes a animarse a hacer. «No hace falta ser un genio para cumplir los sueños», concluyó la empresaria que da empleo a más de 40.000 revendedores y sigue creciendo.

La tercera ponencia estuvo a cargo de Daniel Cerezo, quien dejó a todo el público conmovido con su historia de lucha y resiliencia. Daniel creció en una villa miseria en Argentina y comenzó a trabajar a los seis años de edad. Siempre soñó con ser músico, pero recién a los nueve años tomó su primera clase de piano en la fundación Crear Vale la Pena, donde la concertista Liliana Alpern daba clases gratis una vez por semana a chicos que no pudieran pagarlas. Él solo quería aprender a tocar las canciones de su ídola, Glady, la Bomba Tucumana, pero Liliana le enseñó que con esos mismos acordes podía tocar piezas de Beethoven. Fue así que, de a poco, lo fue mostrando otro mundo cultural y a hacerle entender que él podía hacer lo que se propusiera. A los cinco años de haberle dado clases gratis le dijo que tendría que empezar a pagar y para hacerlo, daría clases a los más pequeños. «Pasé de ser el que se juntaba en la esquina a hacer macanas a ser el profe del barrio», dijo Daniel a una audiencia emocionada. A partir de allí, su vida cambió. Trabajó varios años en la misma fundación que le dio la oportunidad de aprender, impulsó un proyecto de liderazgo en la cárcel, fue referente comunitario y trabajó en el ámbito privado como gerente de Felicidad y Cultura en la empresa de calzados Páez. En 2013 fundó su propio emprendimiento, CreerHacer, desde donde se dedica a mejorar la calidad de vida de las personas dentro de las organizaciones. Para Daniel, «lo primero que necesitamos es brindar oportunidades», y está convencido de que cualquiera puede brindar una hora de su semana a enseñarle algo a alguien, como hizo su profesora de piano cuando él era solo un niño de nueve años.

El desafío de hablar luego de una presentación tan emotiva lo tuvo el emprendedor y tecnólogo Santiago Bilinkis. Santiago se centró en el tema de la inteligencia artificial y cómo desde hace años la tecnología viene sustituyendo la mano de obra humana. Planteó que el gran cambio al que nos afrontaremos es el DeepLearning, que más allá de la automatización, implica el aprendizaje de procesos por parte de las máquinas para que tomen sus propias decisiones.

«¿Estamos listos para los trabajos del futuro? Lo único que sabemos es que no sabemos cómo van a ser», interpeló el emprendedor y señaló que incluso loscentennials —los nacidos entre el 2000 y el 2010 aproximadamente— siguen preparándose para los trabajos del pasado. Para Santiago, la solución radica en desarrollar nuevas capacidades. «Vamos a tener que reinventar la educación», dijo y en ese reinventar incluyó a todos, a las nuevas generaciones y a las actuales, ya que son las que corren más riesgo de perder su trabajo. «Hay que enfrentar las resistencias al cambio para poder innovar en las organizaciones», señaló y planteó que en un mundo donde todo va cada vez más rápido, tenemos que ser capaces de mirar más adelante en el tiempo.

Aprender de los otros

Luego de la catarata de conceptos e historias a asimilar, los participantes de la Megaexperiencia pudieron disfrutar de un break de media hora para hacer networking, comer algo y optar por qué hacer en la segunda parte de la tarde: seguir nutriéndose de experiencias inspiradoras o participar en las mesas con los mentores.

Los salones adjuntos al escenario central se dividían en dos. Por un lado, la carpa de IDEAS, donde los futuros emprendedores podían compartirsus dudas, inquietudes y sugerencias con los expertos y con otros participantes que también estaban por dar el primer paso. Por otro lado, aquellos que ya tenían un negocio encaminado, podían pedir consejo a otros emprendedores ya consolidados en la mesa EMPRENDIMIENTOS. En total, eran 35 los expertos que compartieron sus experiencias y consejos.

Una de las mesas más codiciadas del sector de IDEAS era la de Sylvia Chebi, cofundadora y directora ejecutiva de ThalesLab, quien prometía dar la fórmula para emprender. Una buena idea, sumado a un equipo sólido, más un producto viable, más una gran cantidad de pasión y una pizca de suerte, resumen lo necesario para animarse a concebir un proyecto según Chebi.

«Una buena idea le tiene que resolver un dolor a alguien», dijo, pero esa idea tiene que ser ejecutada, porque por sí sola, una idea no vale nada. Para cerrar, rompió con el mito que se repite como mantra que dice que no hay que tenerle miedo al fracaso, para Chebi, «hay que tenerle miedo al fracaso, pero hay que sobreponerse a él».

Mientras decenas de emprendedores se capacitaban con los mentores, otros tantos disfrutaron de una segunda tanda de charlas, a cargo de Mario Colla y Juan Pablo Pereira (cofundadores de TiendaMia), Ana Inés Echaverrean (CEO de Infocorp) y Gonzalo Noya (Socio de XN Partners). El broche de oro estuvo a cargo del empresario y deportista Alexis Viera, quien contó su historia de vida, un claro ejemplo de perseverancia extrema y una demostración más de que los límites y a dónde uno quiere llegar dependen de uno mismo. 


Imprimir
  • Compartir:

Noticias relacionadas

Hackathon Agro en la Expo Prado

El encuentro más novedoso sobre innovación y tecnología para la agroindustria, HackathonAGRO, ya abrió las preinscripciones de su cuarta edición a ...

8ª edición del eCommerce Day Montevideo 2019

El pasado martes 13 de agosto se celebró con éxito la octava edición del eCommerce Day Montevideo en el Radisson Victoria Hotel Plaza. El evento, el ...

¡Feliz día del niño!

Detrás de cada persona exitosa hay un niño que persiguió sus sueños. Se dice que los emprendedores conservan esa mirada de niño porque pueden ver ...

6.to Encuentro de Emprendedores y Pymes

El Encuentro de Emprendedores y Pymes ya es un evento consolidado de apoyo e impulso para los emprendedores en Uruguay: más de 1000 emprendedores y empresarios ...