Makerspaces para emprender

28/01/2019

Son espacios para potenciar el desarrollo de una comunidad,  ya que son lugares para impulsar proyectos, donde las personas tienen acceso a recursos, conocimiento, conexiones profesionales y herramientas que comparten para trabajar en sus proyectos con la finalidad de crear productos o servicios.

A menudo, los emprendedores enfrentan diferentes barreras para empezar sus proyectos, como puede ser la falta de un espacio físico que se adecúe al tipo de trabajo que necesitan hacer, el costo de acceder a maquinaria o materiales específicos y la necesidad de tutoría para sacar adelante un proyecto. Los makerspaces contribuyen al éxito de los proyectos al poner a disposición los recursos específicos y las herramientas compartidas que necesitan.

Cada makerspace es diferente, pues los espacios se adaptan según su propósito. La característica compartida sin importar el sector en que trabajen es que todos son espacios que promueven la colaboración abierta, la generación y el prototipado de ideas. Todos los makerspaces conectan a las personas entre sí para apoyarse, intercambiar lecciones aprendidas y, a su vez, brindan herramientas para sacar adelante sus proyectos.

Existen makerspaces para proyectos de construcción, impresión 3D o mecánicos, para diseñar servicios que promuevan o apoyen políticas públicas, para impulsar negocios gastronómicos, locales o de impacto ambiental. Al ser espacios abiertos, los integrantes comparten los recursos y herramientas disponibles, y comienza a surgir una interacción que genera una red de apoyo que es clave para el éxito de cualquier emprendedor.

Te invitamos a conocer dos ejemplos que funcionan en Uruguay, con enfoques completamente diferentes, en Montevideo y en el interior.  

La Fábrica, un espacio para hacedores

Ubicada en el cowork Enlace de la Intendencia de Montevideo, La Fábrica es un emprendimiento cooperativo que reúne dos espacios: un espacio para hacedores, que surge con el objetivo de compartir recursos y conocimiento para generar ideas, productos y prototipos de forma colaborativa. Allí, personas de todas las edades y de diversos contextos sociales y educativos pueden resolver problemas juntos y co-crear.

Este espacio cuenta con herramientas de tecnologías tradicionales y nuevas (de carpintería, textil, impresión digital, etc.) y con referentes guía para emprender, crear, innovar y desarrollar nuevas habilidades  para llevar a cabo desde el prototipo de una idea hasta la concreción de un hobbie personal. La Fábrica, que funciona desde hace dos años, es abierta y se accede a ella a través de una membresía personalizada.

Por otra parte, desde sus inicios, La Fábrica estuvo motivada a trabajar de la mano del proyecto Precious Plastic, que pone a disposición de forma gratuita  maquinaria de código abierto con la que se puede reciclar plástico, ya sea para fabricar objetos o para obtener material de fabricación.  Esta maquinaria está diseñada de forma modular, para que puedan repararse, personalizarse o actualizarse sin problemas, y así poder adaptarlas a las necesidades de cada usuario.

La iniciativa funciona exitosamente, indicó Leonor Arocena, miembro del emprendimiento al que se han acercado emprendedores e interesados en confeccionar objetos personales con plástico con  las herramientas específicas, por ejemplo joyería con plástico reciclado, por mencionar uno de los ejemplos.

Una de las dificultades con las que se ha topado La Fábrica se encuentra en la forma de dar a conocer su innovadora iniciativa. «Estamos buscando las maneras de promocionarnos y de acceder a las personas que necesitan esas herramientas, por ejemplo: el Centro de Diseño Industrial, donde tienen que prototipar constantemente, o el Espacio Germina, de INJU, por mencionar algunos», afirmó Arocena. «Vamos aprendiendo y perfilando el emprendimiento de La Fábrica a medida que vamos creciendo —aseguró—, pero siempre ha sido un proceso sostenido en el tiempo, en el sentido de que todos los proyectos que hemos presentado cada vez están mejor definidos».

El perfil de quienes se han acercado a La Fábrica es muy diverso, desde químicos interesados en experimentar con la mezcla de plástico reciclado con aserrín hasta el músico que buscaba diseñar un protector de plástico para las cuerdas de su guitarra.

«El año pasado también estuvimos cogestionando la Montevideo Mini Maker Faire, que convoca un gran público para nosotros porque es gente que le interesa hacer cosas. No se trata de productos relacionados con tecnología, también con herramientas más tradicionales», explicó Arocena. «Es  un espacio donde pueden pasar muchísimas cosas.»    

HackLab Paysandú: ciencia, tecnología y educación

Otra de las iniciativas de makerspaces es el Laboratorio de Experimentación Tecnológica, Hacklab Paysandú, un espacio dedicado a la libre experimentación con tecnología que funciona desde 2017 en las instalaciones de Paysandú Innova, bajo la tutela de la Intendencia de Paysandú, en asociación con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto de Presidencia de la República, el MIEM, la Agencia Nacional de Desarrollo, la Universidad de la República, la Universidad del Trabajo del Uruguay, la Universidad Tecnológica del Uruguay, la Fundación Julio Ricaldoni y la Agencia de Desarrollo Paysandú.

Este makerspace ofrece la posibilidad de realizar actividades motivadoras que propicien el aprendizaje a partir del uso de nuevas tecnologías como herramienta transversal para crear soluciones aplicadas a diversas áreas, como el diseño, la actividad cultural, el sector productivo y la salud. El proyecto Paysandú Innova comprende  dos fases: una primera orientada a la capacitación y de impacto social, y una segunda fase enfocada en soluciones para el desarrollo del sector productivo local.  

Durante la primera de las instancias, la acción formativa del espacio buscó desarrollar competencias en situaciones reales. «En este sentido, se ha trabajado con escolares con el objetivo de  fomentar un actuar creativo y orientado a objetivos y competencias específicas a través de la experiencia personal de cada estudiante», explicó Renzo Torres, responsable de la Unidad de Gestión para el Desarrollo de la Intendencia departamental.

«Mientras que en la segunda fase del proyecto Paysandú Innova, se está trabajando junto con empresas locales en la generación de soluciones específicas; por ejemplo, para una empresa del rubro forestal se está diseñando una solución para poder contabilizar la cantidad de copas de árboles, por mencionar uno de los proyectos.»

Ya sea con un enfoque social, ambiental o productivo, los makerspaces son espacios que podés aprovechar como emprendedor para adquirir nuevas habilidades y tener la posibilidad de crear tus productos, servicios o proyectos. ¿Qué esperás para acercarte a alguno?

 Inspirate con el Manifiesto Maker

Principios recogidos en el Manifiesto del Movimiento Maker de Mark Hatch:

  • Haz: los seres humanos debemos hacer, crear y expresarnos para sentirnos plenos. Hay algo mágico en hacer cosas tangibles, estas cosas son como pequeños pedazos que nos componen a nosotros mismos.
  • Comparte: se trata de compartir con los demás lo que has hecho y lo que sabes sobre procesos de fabricación, es el método por el cual un maker logra la sensación de autorrealización plena. No completas el proceso si haces, pero no compartes.
  • Regala: no hay cosa más desinteresada ​​y satisfactoria que regalar algo que hayas construido tú mismo. Construir algo, deja en ese algo tu esencia, regalarlo, es como darle a alguien una pequeña parte de tu propio ser.
  • Aprende: para hacer, debes aprender. Debes empujarte a aprender nuevas técnicas, materiales y procesos. Debes ser un maestro constructor que sigue aprendiendo a lo largo de toda su vida. Desearás aprender nuevas técnicas, materiales y procesos que te permitan construir un camino de aprendizaje maker gratificante y, sobre todo, compartirlo.
  • Equípate: es imprescindible tener acceso a herramientas adecuadas para resolver tus proyectos maker. Invierte esfuerzo para conseguir las herramientas que necesitas, nunca antes habían sido más baratas, más fáciles de usar, o más potentes que ahora.
  • Juega: no dejes de imprimir un enfoque lúdico a todas las cosas que construyas, y no dejarás de estarás constantemente sorprendido, emocionado y orgulloso de lo que descubras. 
  • Participa: organiza fiestas, eventos, días, ferias, exposiciones, para mantenerte en contacto con los otros makers de tu comunidad.
  • Apoya: el Movimiento Maker requiere apoyo emocional, intelectual, financiero, político e institucional. El ser humano es la mejor esperanza para mejorar el mundo que le rodea, y es nuestra responsabilidad construir un futuro mejor.
  • Cambia: abraza el cambio que se irá produciendo de forma natural confirme vayas avanzando a través de tu aventura maker. Hacer es fundamental para lo que significa ser humano, te conviertes en una versión más completa de ti mientras estás implicado en los procesos del hacer y el construir.

 


Imprimir
  • Compartir:

Noticias relacionadas

Diputados aprobó por unanimidad ley de emprendedores

Se promueve la creación de sociedades anónimas simplificadas y herramientas de financiamiento colectivo. Fue aprobada en la Cámara de Diputados por ...

Lanzamiento del programa Emprender Sin Fronteras

En el marco de la gran ola de inmigración que llegó a Uruguay en los últimos años --según datos estadísticos entre 2015 y 2017, alrededor de 33.000 ...

El Ministerio de Turismo abrió llamado a Jóvenes Emprendedores en Turismo

En el marco de la cooperación entre el Ministerio de Turismo y el Consejo de Educación Técnico Profesional (CETP-UTU), se abrió la convocatoria nacional ...

Nueva herramienta para promocionar la oferta turística del Este de Colonia

El proyecto, que se realiza en el marco del Apoyo a Actividades de Fomento a la Cultura de Emprendimiento, de la Agencia Nacional de Desarrollo - ANDE, ...