El emprendimiento que volará sobre el Corredor Pájaros Pintados

12/07/2018

Alfa Parapente nació como una iniciativa para difundir y fomentar la práctica deportiva del parapente, según cuenta su fundador Manuel Fernández, quien hoy es capaz de apreciar todas las oportunidades que surgen a partir del que era su hobbie remunerado.

Manuel es un emprendedor sanducero de cuarenta y ocho años de edad, que hace más de veinte años practica este deporte y desde mediados del año pasado ha comenzado a descubrir las posibilidades que su pasión tiene para convertirse en un gran emprendimiento.

Las imágenes hablan por sí mismas, las vistas panorámicas, los espectaculares paisajes y el recorrido por la rivera del río Uruguay son solo algunos de los argumentos que defienden la atractiva propuesta de elevarse y, superando el miedo a volar, disfrutar de una extraordinaria experiencia; algo que cada vez seduce a más atrevidos entusiastas que se animan a hacer su primer vuelo en parapente.

Es precisamente en ese hecho que se basa la iniciativa de comenzar a recorrer el camino, para generar un emprendimiento a partir de este deporte.

Según cuenta Manuel, para él, “este vuelo biplaza no era más que una parte de la instrucción, del aprendizaje” de aquellos que intentaban acercarse al deporte, “descubrí en este corto tiempo el potencial que tenía”, agrega.

Señala también que a partir de la difusión, sobre todo a través de las redes sociales, el emprendimiento crece de manera increíble y con la expectativa de llegar a todo el Corredor de los Pájaros Pintados.

Manuel cuenta que hasta hace poco tiempo “esto era simplemente un hobbie remunerado, no un trabajo en sí, algo que me daba muchísima satisfacción y dejaba algo de plata para mantener los equipos”. Indica además que desde su vinculación a la Agencia de Desarrollo a través del Programa de Acompañamiento a Emprendedores, comenzó a verlo como algo sustentable, capaz de continuar desarrollándose en el correr de los años.

Volar sobre el Corredor de los Pájaros Pintados

Presentar el proyecto al Fondo Concursable del Corredor de los Pájaros Pintados fue un hecho que este emprendedor sanducero califica como “removedor”, porque lo hizo reflexionar sobre posibles situaciones que ni siquiera había pensado que podría enfrentar, ocasionándole muchas noches de trabajo.

Destaca el apoyo de Óliver Socas como un aspecto clave para ordenar ideas y avanzar, motivado por la necesidad de encontrar el camino.

Acceder a este fondo representa la posibilidad de multiplicar el trabajo, incorporar más equipos y llevar el emprendimiento a nuevos lugares, atendiendo la demanda de diferentes localidades en todo el Corredor.


Imprimir
  • Compartir:

Noticias relacionadas

Una startup quiere poner a Uruguay en el mapa de los eSports

Un fenómeno de masas y global, los eSports captan la atención de los fanáticos de los videojuegos y, de a poco, también de marcas. De acuerdo al reporte ...

Emprendimiento en la educación

La Red Global de Aprendizaje y Transforma Uruguay fomentan la cultura emprendedora en estudiantes desde un enfoque creativo. Se propone aprender a través ...

Últimos días para presentarse al Premio ITC- LAIF

Se acerca el cierre del plazo para presentar proyectos en el Premio ITC- LAIF, un prestigioso reconocimiento para las empresas de insurtech más innovadoras ...

21 años de Ceprodhi

Ceprodhi es una Asociación civil sin fines de lucro, fundada en Montevideo en  1998, con la misión  de atender y promover a las familias más vulnerables, ...