Cowork para madres y sus niños

13/06/2019

Una nueva modalidad de coworking en Montevideo.

El término coworking (espacio de trabajo compartido) comenzó a escucharse a fines de la década de 1990 en países desarrollados, pero en 2005 recibió un impulso cuando se creó el primer espacio de este tipo en San Francisco, California. Desde el año 2012, más de 400 espacios de coworking están a pleno rendimiento en Europa.

En Uruguay, el primero se inauguró en abril de 2014, al que le siguieron otras aperturas, acompañadas por el auge del emprendedurismo. Los coworks que funcionan hoy en el país, con diferentes estilos, ubicaciones y maneras de trabajo, buscan conquistar a un público a quien le sirve trabajar con otros de forma colaborativa, cada vez se vuelven más específicos en su público y ofrecimientos.

El coworking es un movimiento global que está cambiando el modo de trabajar y la forma de interactuar en los espacios de trabajo. Son un reflejo de la aparición de nuevos modelos y nuevas expectativas en el mundo de los negocios y en la sociedad en general.

 «Emprender después de la maternidad ya es un fenómeno social, no necesitamos ir a las referencias de estadísticas, es algo demasiado visible. No cabe duda de que la maternidad despierta en las mujeres las ganas de emprender. Porque tener un hijo es un proceso profundamente creativo, ¡estás creando vida! Para muchas mujeres además es una etapa de empoderamiento muy significativa.» Pilar, emprendedora a cargo de Mimu Cowork.

Pilar es mamá de Juana que ya tiene 4 años, es doula, educadora perinatal y asesora en lactancia. Su emprendimiento es un espacio de cowork para madres emprendedoras y sus niños. En esta entrevista nos cuenta cómo surgió esta iniciativa y qué ofrece esta nueva modalidad de coworking.

¿Cómo nació tu emprendimiento?

Fue a partir de ver siempre latente el gran desafío de conciliar trabajo-maternidad. Se me ocurrió crear un espacio donde poder hacerlo. E incluso compartir con otras madres, salir de casa, generar alianzas, crear la famosa tribu.

Desde 2012 estoy trabajando con madres, más que nada en formato taller, de preparación para el nacimiento. También participé de un pequeño colectivo de emprendimientos locales de madres donde hacíamos ferias, en ocasiones específicas y solventábamos gastos entre todas. Siempre he estado aportando desde la información, impartiendo conocimiento, dando consejos, acompañando a mujeres en la toma de consciencia sobre cómo sería bueno encarar el nacimiento y los primeros años de vida del bebé. Siempre promoviendo la crianza respetuosa.

Todo eso lo seguiré haciendo, fue necesario, no me arrepiento porque me llevó hasta donde estoy ahora. Pero además quiero brindar alguna solución práctica, una alternativa, no solamente estar desde lo teórico. De nada sirve que me pase diciéndoles a las familias sobre la importancia de estar con sus hijos, de los beneficios de la lactancia hasta los dos años y demás, si no lo van a poder aplicar. Este proyecto no ambiciona resolver este problema, que es un problema de la sociedad y del estado, pero sentí que yo desde donde pudiera tenía que hacer algo.

¿Cuál es el propósito de este espacio?

El propósito de este espacio es generar redes de apoyo para quienes ya están en este viaje de emprender y criar, se lanzaron y necesitan más alternativas.

Emprender y maternar es un caos, es agotador. No significa que no haya compromiso cuando uno emprende y deja de ser empleado, todo lo contrario. Muchas veces pasás de tener un solo jefe, a tener muchos jefes: los clientes y la tensión en ocasiones hasta se multiplica. No es la elección más fácil. No hay emprendedora que no tenga días difíciles, pero son días, en los resultados, estamos dispuestas a eso y mucho más.

Siempre es más importante conciliar. Entonces lo que se busca es el equilibrio, la flexibilidad, para poder estar más cerca de tu hijo si lo necesita. Poder practicar la crianza respetuosa. La idea es que todo vaya por la misma línea, que la mamá o el papá que se acerque a integrar la red, sepa que es algo mucho más grande que alquilar un espacio de trabajo en el que además podés llevar a tu hijo.

¿Nos explicarías brevemente a qué te referís con la crianza respetuosa?

Cuando se habla de crianza respetuosa, con apego seguro, básicamente se trata de estar presente en las etapas del desarrollo de tu hijo, de estar disponible, para acompañar sus procesos, que van muchos más allá de lo motor y su crecimiento físico, del chequeo médico que tanto preocupa siempre... También es poder estar ahí para el desarrollo de sus emociones, su cognición.
Nuestro cerebro se desarrolla un 20 % dentro del vientre, el porcentaje restante se desarrolla en los primeros dos años.  Somos bebes por un ratito nomás, después tenemos una vida entera como adultos y esa base es importante. Lo que se desarrolla en los primeros años, nos acompaña toda la vida. Hablar de criar así, hoy en día y en este país es prácticamente hablar de sacrificios, de tener que dejar cosas, no de conciliar.

 

¿Qué espacio ofrece el cowork, y qué servicios?

Tenemos un espacio en común para madres, con escritorios, con wi-fi, cafetera, cosas para armar mate. La sala también está disponible para talleres o actividades específicas como reuniones, con un cupo de hasta 10 personas aproximadamente.

Otra área para los pequeños que alternan entre un lugar y otro durante la adaptación.
El espacio de niños se está armando lentamente y tiene como fin, terminar siendo un espacio de Juego libre. Pueden venir niños de hasta dos años y medio.
La idea es cubrir ese bache que queda entre la escolarización o espacios privados que no se pueden costear, además considero que es una buena opción de transición para los niños que en breve comienzan en algún centro escolar o privado más numeroso, puede ser bueno, tener una instancia previa y acompañados por sus padres.

En este momento vienen mamás sin los hijos, mamás con los hijos y también papás en algún caso. Estoy intentando coordinar los grupos basándome en eso y en las edades de los niños.

¿Cómo es la comunidad de emprendedores del cowork?

La comunidad es hermosa, diversa, tolerante. En general vienen a trabajar sobre el área de comunicación de sus proyectos y redes sociales (mailing, producción de contenidos, contestar mensajes, etcétera) y todo eso que muchas veces hacemos desde casa mientras dejamos al bebé «enchufado a una pantalla» o buscamos que duerma una siesta o hacemos malabares...  

Yo estoy muy agradecida con la experiencia. Cuando las veo charlando, compartiendo opiniones, siempre en contexto de respeto. Además considero muy necesario que como madres también tengamos esas instancias. Nos apoyamos. No se puede perder de vista que además son mamás en plenos puerperios.

¿Qué mensaje le dejarías a otra mamá emprendedora?

Emprender no es el camino más fácil, por momentos la falta de estabilidad es agotadora. La falta de apoyo también. Pero es posible. Solo es cuestión de seguir generando redes de apoyo, de concurrir a espacios como este, que estén armados para poder ayudarnos entre sí y conciliar. Que construyan alianzas. Que olviden hacerse la competencia. Que confíen, que conecten con sus propósitos y no olviden la importancia de ser libres.


Para agregar a favoritos regístrate aquí
Imprimir
  • Compartir:

Noticias relacionadas

Empresarios, productores y emprendedores se apropian de la política pública

«El proceso de transformación de la matriz productiva de nuestro país ha tenido algunos ejes centrales que fueron definidos por el Sistema Nacional ...

Llega V-Open Tech Uy

vOpen es el grupo de eventos de tecnología más importante en Latinoamérica. Tiene como misión conectar a entusiastas, estudiantes, profesionales, ...

¡Ya están definidos los cinco proyectos finalistas de Comprometidos Uruguay!

Jóvenes de Florida, Rivera, Durazno, Soriano y Salto fueron premiados con una capacitación en Buenos Aires, seis meses de acompañamiento e inversión ...

Startup Challenge

La décimo quinta edición de la Competencia de Talento e Innovación de las Américas (TIC Americas), trae consigo el Startup Challenge como una categoría ...