Emprender desde la búsqueda personal: Upalalá

22/09/2020

Mariana Gregorio es la emprendedora detrás de Upalalá, tienda de crianza, una tienda que promueve y comercializa diversos productos afines a la filosofía de crianza respetuosa y consciente desde Paysandú. Además, Mariana es psicóloga, diplomada en parentalidad, apego y desarrollo en la infancia, y desde su formación acompaña a su comunidad aportándole herramientas y recursos para fortalecer los espacios de intercambio sobre crianza respetuosa.

Los primeros pasos

Cuando Mariana tuvo su primer hijo, resultó alérgico a la proteína de leche vacuna. La diarrea que sufría por esa razón, le provocó lastimaduras en su piel, que los pañales descartables acentuaban. Por eso, comenzó a buscar soluciones: la mejor fue utilizar pañales de tela. «El inconveniente entonces era que no tenía asesoramiento sobre su uso. A veces los usaba mal. Descubrí que no solamente es comprar un pañal de tela, sino saber dónde comprarlo, qué tipo y modelo, qué marca. Cosas que yo fui descubriendo en la práctica», nos contó.

Fue entonces cuando cambió su perspectiva, sus objetivos de vida. La búsqueda se transformó en emprendimiento y surgió Upalalá, tienda de crianza. Una alternativa laboral en principio, entre otras cosas, para tener más tiempo que compartir con sus hijos. Actualmente, uno de los productos más requeridos por sus clientas es el pañal de tela y lleva unos 1.200 vendidos en dos años de crecimiento constante.

El diferencial de Upalalá, tienda de crianza «es que es un emprendimiento de una mamá enfocado a mamás y familias que busquen una crianza más respetuosa, consciente, más psicológica también. Es la posibilidad de tener recursos que van más allá de pañales de tela, pues incluyen libros, ropa para bebés, talleres y mucho más. Insumos para quienes hacemos esa opción de crianza y a veces no tenemos la información, como me pasó a mí. Entonces, no es un fin solamente comercial, queremos promover esa crianza y brindar información sobre lactancia, parto respetado y un montón de cosas que son un plus, a partir de lo comercial».

«Mi profesión de psicóloga ayuda mucho, es un diferencial. Cuando las madres plantean temas específicos muchas veces puedo ayudarlas, asesorar, ese valor la gente lo aprecia», reconoce.

Capacitarse para crecer

Mariana comenzó, como muchos otros emprendedores, trabajando en ferias vecinales, ofreciendo sus productos y asesoramiento. Pronto la demanda fue tal que debió establecer un local permanente. Era el tiempo de conseguir asesoramiento. Acompañada por el Centro de Competitividad Empresarial de Paysandú (CCE),  identificó que lo más apropiado en ese momento era solicitar a una asesoría contable y administrativa, por un lado, y de marketing por otro. Al comienzo, «el emprendedor hace de todo. Mi caso era en cierta forma especial, porque no podía descuidar mi maternidad. Así que había cosas que las podía hacer, pero otras las tenía que delegar».

«La asesoría contable fue una ayuda tremenda. Aprendí a hacer un inventario; a calcular los precios; cuáles eran los gastos, cuál debía ser mi ganancia. El asesoramiento en marketing, en tanto, me permitió utilizar mejor las redes de modo de llegar mejor a mi público objetivo. Hasta entonces lo hacía de manera improvisada. Pero ellos me marcaron el camino», explicó.

Mariana hace énfasis en que «esas dos asesorías que estoy terminando, me sirvieron mucho, aclararon muchísimas dudas y me dieron las herramientas para  ser autónoma. Una base desde la cual moverme sola. Eso es excelente, es la independencia que se necesita para seguir creciendo». Hoy, fruto del crecimiento y de su capacitación, cuenta con una página web donde centraliza su oferta y donde recibe pedidos, incluso desde el exterior. «Estoy en una etapa de crecimiento», sostiene.

Aunque también debió enfrentarse a dificultades. «Muchas veces los clientes venían buscando juguetes con pilas, de plástico, cuestionaban la falta de color o de sonidos». En cambio, se encontraban con «juguetes de madera, artesanales e incluso productos ecológicos para toda la familia, desde la copa menstrual hasta una alternativa al papel film, y cepillos de diente de bambú. Hay una tendencia --que es a nivel mundial-- de cuidarnos más tanto en la salud como en el medio ambiente. Por eso los juguetes son ecológicos».

Mariana reconoce que «al principio todo cuesta, pero hay que confiar en uno mismo, poner toda la energía.  Comprender, además, que los primeros meses, el primer año, quizás, se tendrá pérdidas económicas, pero que si es algo que realmente nos gusta, hay que mantener la originalidad, la creatividad».

Y subraya la necesidad de «pedir asesoramiento, apoyarse en otros, porque crecemos juntos. Los emprendedores somos así. Mucha gente empezó con una idea que parecía loca, sin apoyo quizás, luchando contra quienes le pedían que no dejara las ocho horas. Pero cuando se animaron y pusieron todo su potencial, alcanzaron el éxito. Grandes marcas comenzaron así».

 

Una alternativa medioambientalmente confiable

 Cada bebé utiliza promedialmente 15 pañales de tela. En cambio, se estima en 5.400 la cantidad de pañales desechables que utiliza en sus primeros 30 meses de vida. El tiempo que demoran en descomponerse varía de acuerdo a los expertos, pero se sitúa entre 100 y 300 años. Además, como su base es celulosa, se talan 5 árboles por bebé. El emprendimiento Upalalá --hasta el momento-- ha impedido que 432.000 pañales descartables contaminen nuestro hábitat. Y que 400 árboles no fueran talados. Números contundentes y que dicen mucho acerca de los cambios que podemos implementar a través de nuestras elecciones.

En su propia búsqueda de pañales más saludables para su bebé, encontró Ecopipo, una empresa mexicana también fundada por una mamá primeriza. «Hablé con ella de la posibilidad de traer esa marca a Uruguay, porque es un producto excelente y me parecía muy bueno ofrecerlo a mis clientes. Así que acepté ser distribuidora en Uruguay y Sudamérica. Es un pañal de tela muy recomendado y muy bueno, con muchos modelos. Upalalá ahora está en un plan de expansión en Uruguay y países vecinos».

 

 

 Seguí conociendo más sobre Upalalá, tienda de crianza.

INSTITUCIÓN OFERENTE: Centro de Competitividad Empresarial Paysandú..

ETAPA EMPRENDEDORA: Sensibilización-motivación.


Para agregar a favoritos regístrate aquí
Imprimir
  • Compartir:

Recursos relacionadas

Manual para crear una bio startup y emprender si eres científico

Mientras algunos emprendedores están concentrados en crear el próximo Apple, Uber o el unicornio más innovador, hay también científicos en laboratorios ...

Matisse: Un sueño que traspasa generaciones

El emprendimiento comenzó en un pequeño local en la calle Paysandú donde vendían ropa para público femenino y masculino de distinta franja etaria. ...

Tendencias para el ecosistema fintech

Cualquier tendencia pronosticada el año pasado sobre cómo irían las cosas en este 2020 se esfumó con la irrupción del coronavirus. A partir de la ...

Personalizar la experiencia del cliente: impulsar la diferenciación en el comercio minorista

Los clientes de hoy esperan una experiencia personalizada cuando compran. Un modelo operativo de personalización eficaz, con ocho elementos centrales, ...